jueves, 3 de enero de 2013

Vivo en un mundo irreal

Vivo atrapada en un mundo irreal, en una película mala, en un mal sueño. Mi día a día se compone de cosas buenas y malas, pero la mayoría son malas y acabo siempre de malhumor, o triste. No existen palabras que puedan salir de mi mente para describir cómo me siento. Mi padre se cree que todo en lo que puedo pensar y todo lo que me importa es simplemente internet. Mi madre se pasa el día obligándome a acompañarla a comprar cosas que ni me van ni me vienen. El resto de mi familia está hecha una completa mierda. Mis amigos están pero no están, o se ponen bordes conmigo o... Dicen cosas que no son, o gilipolladas. Y eso me pone de malhumor. Y eso hace que me ponga en contra de mis padres, porque son con los únicos que no me callo mi malhumor.

También hay gente que me hace enamorarme de personajes para luego ponerlos fuera de mi alcance. Y eso me duele. Me duele mucho.

Y gente que se coge todo, o hace que todo vaya como quiere, sin importar cómo se sientan los demás. O cómo me sienta yo.

Porque es la verdad, soy una egoísta, una idiota, una gilipollas y a lo mejor me lo merezco, pero no quiero seguir así, todo el puto día con ganas de llorar, de malhumor. Y a lo mejor me pongo así por tonterías, tonterías pequeñas de las que yo hago un mundo. Y odio ser así. Me odio. Me odio mucho. Y odio ponerme distante cuando me pongo así. Y borde. Y poner esa estúpida cara de "=)" cada vez que estoy mal. ¿Por qué coño tengo que tomarla con los demás cuando estoy mal yo? No quiero. Pero yo sigo así, porque soy así de gilipollas.



Quiero vivir en mi propio mundo real, donde pueda ser quién yo quiera, donde nadie me haga daño, donde pueda ser feliz. Quiero vivir en mi propia burbuja de cristal.